Elige país o región para ver los contenidos específicos de tu ubicación

Consigue nuevos resultados gracias al aprendizaje híbrido: las oportunidades cobran vida gracias a las pantallas T-Line de Philips

El aprendizaje online no es nada nuevo, ya que las universidades llevan muchos años ofreciendo acceso a títulos siguiendo este método. Sin embargo, en un mundo acostumbrando a los cierres con los que naciones enteras quedan confinadas en sus espacios inmediatos, hay millones de estudiantes que no pueden asistir a conferencias y reuniones en persona, por lo que ha surgido una nueva propuesta.

El aprendizaje híbrido llegó a los titulares en 2020 como el camino a seguir para los estudiantes desde primaria hasta la universidad en esta época difícil. La combinación de las experiencias tradicionales en el aula, incluido el aspecto social del aprendizaje experiencial y de la escuela, junto con la impartición de cursos digitales en tiempo real, garantiza que los estudiantes en el campus y en casa puedan cumplir mejor los objetivos de aprendizaje, así como conocer a sus compañeros y tutores para compartir conocimientos e interactuar de forma atractiva.


Según una investigación llevada a cabo por JISC, Emerge Education, Universities UK y Advance HE*, antes de marzo de 2020, la enseñanza universitaria online era muy escasa. Esto cambió casi por completo para el año académico 2020/21 y, la misma encuesta, que se creó en colaboración con más de 1000 representantes de universidades del Reino Unido, descubrió que el mecanismo de impartición online sería el dominante, mientras que los líderes esperan que la impartición presencial y la online se equilibren a partir de 2021/22.

Esto presenta importantes oportunidades para que los proveedores de educación redefinan su oferta. El desarrollo del carácter, el aprendizaje colaborativo y el pensamiento creativo son claves en la experiencia educativa, y el nuevo modelo de educación híbrida permitirá acceder a una experiencia de aprendizaje más completa a los estudiantes que no puedan estar físicamente en el campus, ya sea por estar en otro país, por estar entrenando en un equipo de atletas de élite, por una enfermedad de larga duración, o por cualquier otra necesidad que requiera que trabajen de forma remota.

Es evidente que facilitar este nuevo enfoque digitalizado puede requerir cierta inversión en nuevas tecnologías, pero esta inversión tiene el potencial de abrir nuevas fuentes de ingresos para las instituciones educativas, desde escuelas independientes hasta universidades, también a largo plazo.


Aprendizaje híbrido: una inversión a largo plazo


La tecnología desempeña un papel fundamental en el aprendizaje híbrido, y las pantallas interactivas para el aula se han desarrollado de forma significativa solo en el último año. Aunque las pizarras digitales e incluso las pantallas interactivas lanzadas al mercado en los últimos años han llevado el entorno educativo a una era digital, se han ido quedando anticuadas conforme han evolucionado las necesidades educativas.

De esta forma, la tecnología en el sector educativo ya no es simplemente una herramienta de enseñanza, sino que también es un factor decisivo para los padres y alumnos a la hora de elegir su colegio, instituto o universidad. Es fundamental ofrecer los mejores entornos de aprendizaje para que los estudiantes alcancen su máximo potencial, y seleccionar la solución adecuada, obteniendo el máximo retorno de la inversión, nunca ha sido más importante.

Es esencial asegurarse de contar con el hardware y el software necesarios para ofrecer un modelo educativo híbrido de calidad, aunque se trata de una tarea complicada.

La mejor pantalla híbrida para educación de su clase: T-Line de Philips


En febrero de 2020, PPDS presentó T-Line de Philips, una pantalla táctil interactiva específica para el sector educativo diseñada con las aportaciones de docentes y estudiantes, que aborda sus frustraciones con las tecnologías heredadas y pone las pantallas educativas a la altura de los requisitos modernos, incluida una pizarra interactiva, la posibilidad de compartir la pantalla de forma inalámbrica y las videoconferencias.

Desde entonces, los desarrolladores de PPDS han seguido el ritmo de los cambiantes requisitos que se han hecho realidad debido a la COVID-19, ofreciendo nuevas características, funcionalidades y software ideales para el modelo educativo híbrido. De este modo, la pantalla táctil para el sector educativo se equipara a las pantallas utilizadas en los entornos corporativos y prepara a los estudiantes para el futuro mientras aprenden.

Ahora, para complementar la T-Line de Philips, PPDS se ha asociado con i3 Technologies, líder en software basado en la nube, para que docentes y estudiantes de todo el mundo puedan acceder a nuevos niveles de aprendizaje.

i3LEARNHUB, disponible directamente en la pantalla T-Line de Philips, proporcionará a profesores y estudiantes acceso instantáneo a una amplia gama de nuevas herramientas educativas y de colaboración, diseñadas para ayudar a los profesores a crear contenido personalizado, inspirador y con multitud de funciones para presentar durante las clases, convertir las aulas en espacios de trabajo altamente colaborativos y facilitar el aprendizaje híbrido.

T-Line de Philips, disponible en tamaños de 65, 75 y 86 pulgadas, está equipada con una amplia gama de funciones y prestaciones listas para su uso, capaces de transformar cualquier espacio educativo, lo que convierte las aulas tradicionales y a veces estáticas en un centro de interacción activa, impulsa la experiencia de aprendizaje y supera las barreras tradicionales.


Además, al ejecutarse con un sistema operativo Android, estas pantallas interactivas de nueva generación funcionan con el software que prefiera el profesor, lo que proporciona una familiaridad casi universal y garantiza que las lecciones se inician a tiempo con una distracción mínima.

Cada pantalla cuenta con una verdadera interacción multitáctil, así como con tecnología de alta velocidad y un revestimiento de cristal optimizado para ofrecer una experiencia de escritura de alta calidad, lo que permite que varios alumnos interactúen física y simultáneamente con la pantalla (20 puntos de contacto), ya sea con las manos o, para mayor detalle, con un lápiz de varias puntas. También se pueden conectar un teclado y un ratón a las pantallas, y cuentan con la compatibilidad con la tecnología Active Pen.

Para garantizar que los estudiantes tengan siempre la mejor visión de la pantalla, T-Line (que se ejecuta desde una conexión inalámbrica segura) permite conectar hasta 64 usuarios al mismo tiempo con su propio dispositivo personal directamente a la pantalla, ya sea en el aula o en su propia habitación. Además, en la pantalla se puede compartir el trabajo de hasta cuatro dispositivos a la vez.

Para más información sobre las posibilidades de aprendizaje híbrido gracias a las pantallas T-Line de Philips, ponte en contacto con el responsable de ventas de PPDS.

* https://www.jisc.ac.uk/reports...

Contacto

¿Quieres saber más sobre nuestras innovaciones y soluciones personalizadas?

Contacta con nosotros